Fundación en Ñaña, Perú.

Testimonio del P. Carles Such

Las Escuelas Pías de Nazaret llegan a Perú “por pura gracia de Dios y regalo de Calasanz” representadas por los religiosos Julio César Martínez y Carles Such, “siendo semilla de evangelio enterrada en esta tierra seca, pedregosa y llena de posibilidades para nuestro carisma: Centro Poblado Virgen del Carmen, La Era, Ñaña, en el distrito de Lurigancho-Chosica, en la provincia de Lima. Perú”.

Ciertamente, fundar es fundar, esto es, iniciar, comenzar algo de cero... Y se nota. Y lo notamos. Tiene su lado motivante y sugerente, pero también el otro (que no sabría calificar) que tiene que ver con la intensidad, la precariedad, la sorpresa”.

A modo de crónica el P. Carles nos comparte un poco de la experiencia vivida durante el arribo y fundación de una nueva obra escolapia en este rincón seco y polvoriento de Perú.

- “Son las 22,44 h del lunes 13 de marzo. Cansado, felizmente cansado, muy cansado, tanto como feliz y satisfecho. Más de 12 horas con apenas 15 minutos para comer en el quiosco del colegio. Inauguración del curso de Inicial y Primaria. Globos, maestras corriendo de un lado a otro, niños agolpados en la puerta con ansias de entrar y comenzar. Miradas escépticas, sonrisas sinceras y cómplices; alguna voz de una madre desde fuera que dice: "son los nuevos hermanos". Formación, himnos, discursos, bandera y muchos aplausos. Intenso calor acorde con los sentimientos que se intuyen en los corazoncitos. Y a clase. Saludo clase por clase... Y la hora de prepararse para el inicio de la Secundaria. De nuevo colas para entrar. Doy las buenas tardes a todos los que puedo... De nuevo formación, desfile hacia las gradas y acogida de los nuevos de 1er. grado. Discursos, oración, bandera... Y suena 'Hubo un hombre', solo Julio y yo titubeamos con los labios acompasando a la megafonía. Me emociono: por primera vez en el Perú suena "un hombre que quiso ver en los niños futuros hombres de una nueva humanidad". “ -

>>>Ver Crónica completa.

Video

 

Galería