Tel: (601) 678 1235 - Mail: [email protected]

César Pinzon

César Pinzon

Miércoles, 01 Julio 2020 17:32

CARTA A LOS HERMANOS JULIO 2020

Reiniciar

Queridos hermanos, escribo esta carta fraterna desde Roma, después de tres meses de confinamiento en la comunidad escolapia de Santander (Provincia Betania), a la que desde aquí reitero mi agradecimiento por su acogida y por su paciencia. Estas semanas (o meses) están siendo para todos nosotros muy especiales y diferentes, y posiblemente sus consecuencias -que todavía no conocemos con claridad- nos seguirán afectando durante bastante tiempo. Probablemente las cosas serán diferentes después del COVID-19. Sin duda, estamos ante un nuevo momento., que nos desafía fuertemente. Por eso he querido titular esta carta con el lema que el Equipo General del Movimiento Calasanz ha propuesto para el nuevo curso: REINICIAR.

Tomado de Scolopi.org
Miércoles, 24 Junio 2020 20:38

Cumpleaños 89 del P. Basilio Álvarez

“La fidelidad de los mayores son el agua que nutre las raíces de nuestra historia” Las comunidades Dragonetti y Medellín se unen para celebrar el cumpleaños 89 del P. Basilio Álvarez en la ciudad de Medellín.

¡Felicitaciones padre Basilio! por 89 de años de fidelidad y entrega por los niños y la Escuela Pía.

#JesúsVive #ViveCalasanz
Para nuestros papás: En el día del padre.
Recuerdos de un amor de padre.

Recuerdo la carrera 51D, Juan del Corral, por allá en los años sesentas.

Hacia las ocho de la noche se quedaba desolada, en una ciudad que en aquella época estaba libre de los peligros de hoy. Antes de irme a la cama, yo tomaba mi triciclo y me preparaba para corretear con él por la acera de mi calle, desde una esquina hasta la otra y bajando por la rampa de la Iglesia de Jesús Nazareno. Pero antes de iniciar mi aventura, yo iba a buscar a mi papá y le decía: "Papito, ¿me cuidas?" Y él se asomaba a la puerta y me decía: "Tranquilo, hijito, que aquí estoy mirándote".
 
Con alegría celebramos la vida y la entrega de un escolapio que ha sido fiel a su vocación religiosa y presbiteral al servicio de los niños y jóvenes. El pasado 11 de junio el P. Gregorio o simplemente Goyo o Goyito celebró 60 años de haber sido ordenado sacerdote en una eucaristía sencilla, transmitida para las redes sociales, en la que la palabra que más lo recoge todo es “¡Gracias!”.

El En palabras del P. Gregorio manifiesta “Alegría por vivir mi vocación sacerdotal escolapia durante 60 años. Ha merecido la pena estar con Jesús y caminar con él, amarlo y seguirle en las Escuelas Pías. Doy gracias al señor como en el Salmo 88 “Cantaré eternamente tus misericordias y anunciaré eternamente tus fidelidades”. Finalmente gracias por la oración, la amistad y el afecto de cuantos nos acompañan en estos momentos.”

Damos gracias a Dios por el regalo que nos hace con la vocación de Goyo y a Goyito por ser fiel al regalo que Dios le hace.
 
Queridos muchachos, queridas niñas, los extraño un montón. Cada vez que doy una vuelta por el colegio veo tristemente todo en su sitio: el pasto podado, los jardines florecidos, la fuente de la Virgen manando agua, los salones limpios y en orden, las banderas ondeando, las canchas limpias...; sí, todo en su sitio, todo, menos ustedes. Ustedes no están. Y faltando ustedes, falta el alma, falta el corazón, falta la razón de ser de todo eso otro que está en su sitio.

Hace ya demasiados días que a ustedes los recluyeron en sus casas con dos disculpas, la de protegerlos y la de que era posible que fueran contagiadores de la pandemia que estamos viviendo. No dudo en las buenas intenciones de lo primero, pero lo segundo es cada vez más puesto en duda por expertos mundiales. A medida que pasan los días y que se prolonga más y más el confinamiento de los niños y adolescentes, hay más inquietudes sobre si todo esto que los han puesto a padecer y sufrir realmente se justifica.

Creo que ustedes han sido dignos de admiración. En medio de la indisciplina social de muchos, de la informalidad e incluso de la rebeldía de algunos, los niños y los adolescentes han estado ahí en sus casas, asistiendo a clases virtuales, adaptándose a las herramientas y plataformas online, haciendo el esfuerzo por poner la mejor cara ante las peores circunstancias, sobrellevando el alejamiento de familiares, amigos y compañeros, renunciando al picadito de fútbol o de baloncesto, llenando el tiempo con pantallas, salvando amistades por Whatsapp y viendo pasar los días mientras les aplazan una y otra vez la fecha del día del regreso.

Comprendo que el paso del tiempo les ha ido haciendo mella a algunos. Me imagino que no es lo mismo la actitud del primer día de clases virtuales, a la actitud de “otra vez clases virtuales” después de un mes, o mes y medio, o más aún si siguen cambiando los plazos. De la tranquilidad se puede pasar a la zozobra, de la ilusión a la preocupación, de la sencilla alegría de la niñez o la juventud a la tristeza de la monotonía y la rutina, de los sueños del principio a los miedos de semanas después, de sentirse con fuerzas y ánimos a tener dolorosos bajones e incluso tocar fondo sin demasiadas ganas de levantarse. No les extrañe, mis niños y niñas, eso nos pasa a todos. Nada más difícil en la vida que soportar momentos de dificultad, nada más desafiante que tener que vivir esas horas que uno por nada del mundo desearía tener que vivir. Cierto que cuando todo pase, hasta diremos que aprendimos mucho, que nos volvimos más fuertes, que cambiamos para mejor; pero eso será después, porque, por ahora, mientras dure esta hora indeseable, cada día es un reto que a veces luce superior a nuestras fuerzas.

Por eso, hoy quiero acompañarlos con una sencilla reflexión, la de vivir dando gracias. El otro día una columnista del periódico El Tiempo se burlaba del Presidente porque todos los días comenzaba su programa dando gracias a Dios. Decía ella de manera sarcástica que “¿dar gracias de qué?”. Obviamente ante sus ojos críticos con todo esto de la pandemia, los contagiados, los muertos, las UCIs, la economía emproblemada, los empleos perdidos, el confinamiento, el pico de la enfermedad que no llega, no hay ninguna razón para dar gracias. A lo mejor, algunos de ustedes, viendo como van las cosas y tal vez sufriendo realidades personales en sus propios hogares, han llegado a pensar lo mismo que ella. Y, sin embargo, yo quiero invitarlo a vivir dando gracias, sobre todo en este momento en que tal vez no dan ganas de dar gracias. Dar gracias, mis niños y niñas, les puede salvar la vida.
 
Jueves, 28 Mayo 2020 22:42

Campañas Unidades Educativas Ecuador

El Ministerio de Educación de Ecuador ha involucrado a las instituciones educativas a nivel nacional en las campañas de #quedateEnCasa, autocuidado y #tiempoEnFamilia. Compartimos algunos enlaces de los vídeos realizados por nuestros estudiantes de las tres unidades.

Calasanz Loja

Programa BI (Proyecto CAS): Normas de Bioseguridad y cuidado del medio ambiente: https://youtu.be/uMAhpDaNs-U y https://youtu.be/ynWc5y4Q15c

Programa "Yapana" de participación estudiantil: Valora el tiempo en familia https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=2519657738135450&id=699980306769878

Calasanz Saraguro

Programa BI (Proyecto CAS): Consejos de autocuidado https://www.facebook.com/1436419579711412/posts/3111916165495070/

Calasanz Cañar

Programa "Yapana" de participación estudiantil: (el mensaje esta en español y quichua) https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=2513269852107572&id=699980306769878

Nuestros estudiantes a través de su ingenio y creatividad nos recuerdan el lema "VIVE", a pesar del confinamiento y las limitaciones, ellos Viven estos momentos motivados a seguir desarrollando sus talentos de la mano de nuestros queridos docentes.

Por Gabriela Narváez
Jueves, 28 Mayo 2020 22:31

Calasanz Chess Club Loja

En días anteriores el equipo de ajedrez “Calasanz Chess Club Loja” participó en el First American Team Battle (Primer Torneo de Equipos Americanos) obteniendo el SEGUNDO LUGAR; esta es la primera experiencia “online” de nuestros estudiantes en una competencia internacional por clubes contra representantes de Panamá, México y Ecuador.

Calasanz Chess Club Loja está conformado por niños y niñas de nuestra institución quienes se han adaptado al aprendizaje virtual para continuar con su entrenamiento diario bajo la dirección del maestro Yoel Padrón, docente calasancio.

Es muy motivador ver que nuestros niños y niñas, desde su confinamiento siguen desarrollando sus talentos y logrando éxitos como fruto de su perseverancia. Nos enseñan que la vida es un intenso aprendizaje y los ecuatorianos vivimos la esperanza que nace en las actuales generaciones.
 
Tomado de: Calasanz Loja
Miércoles, 27 Mayo 2020 03:16

MAURICIO ALEJANDRO CÁRDENAS ROMERO

Comunidad Inmaculada Concepción -
Seminario Calasanz

Miércoles, 27 Mayo 2020 03:12

DAVID VILLADA LÓPEZ

Comunidad de Lima -
Fe y Alegría 5 - 
San Juan de Lurigancho - Lima, Perú

Viernes, 22 Mayo 2020 19:06

Carta del P. General para los educadores

A LOS EDUCADORES Y EDUCADORAS DE LAS ESCUELAS PÍAS
A CUANTOS HACEN POSIBLE LA MISIÓN ESCOLAPIA.
 
“Si desde la infancia el niño es imbuido diligentemente en la piedad y en las letras, puede preverse, con fundamento, un feliz transcurso de toda su vida” (San José de Calasanz).
“El crédito de las escuelas está en tener buenos maestros” (San José de Calasanz).
 
Desde la Casa General de las Escuelas Pías, en la que San José de Calasanz fue dando poco a poco forma a su sueño de una educación integral para todos los niños y jóvenes, me dirijo a todos ustedes, los educadores y educadoras del conjunto de las Escuelas Pías, de todas nuestras Instituciones Educativas y de todas las plataformas desde las que la Orden ejerce, con ustedes, su misión de evangelizar educando.

Les escribo esta carta sobre todo para AGRADECER. Desde hace semanas que vivimos en medio de una difícil pandemia que ha puesto a prueba, y de modo muy exigente, nuestro compromiso con la educación y con la misión escolapia. Puedo decir, con profunda convicción, no exenta de orgullo, que la respuesta escolapia que entre todos estamos dando es digna del fundador de las Escuelas Pías. ¡Gracias a todos!

Todos ustedes han dado un bello ejemplo de lo que significa creer en el proyecto por el que trabajan y al que dedican su vida. Y me refiero a los maestros y maestras, al personal de administración y servicios, a los catequistas, a los directivos, a los responsables de las diversas áreas educativas y pastorales, a todos. Todos han dado lo mejor de sí mismos, y lo continúan haciendo.

Esto es la identidad, y se expresa de modo especialmente significativo cuando las circunstancias exigen respuestas novedosas y comprometidas. Muchas horas metidas en el trabajo online, mucho tiempo de escucha y acompañamiento de alumnos y familias a través de diversos medios, reuniones y planificaciones para responder a los retos del momento, mucho trabajo para preparar las escuelas para el retorno de la actividad. Muchos de ustedes han tenido que combinar su trabajo profesional como educadores con el cuidado de sus propios hijos y sus trabajos escolares. Sería interminable la lista de razones para agradecer todo lo que han hecho y siguen haciendo.

Me gustaría acompañar este agradecimiento con un sencillo compartir, con todos ustedes, de algunas convicciones que han ido emergiendo con claridad, entre nosotros, en medio de esta pandemia. Las iré nombrando de manera breve, pensando en ustedes.

VOCACIÓN. Nuestra misión educativa es profundamente vocacional. Se basa en convicciones profundas y en comunión con un proyecto en el que creemos. Pienso que estas semanas nos han ayudado a fortalecer estas convicciones, porque hemos tenido la oportunidad de hacer todo lo posible por seguir adelante con aquello a lo que nos sentimos llamados. Renovemos nuestra convicción vocacional.

RESPUESTA. La misión escolapia nace como respuesta a un reto: el derecho a la educación integral y de calidad de todos los niños, niñas y jóvenes. Estos días se nos ha puesto de manifiesto con renovada claridad este componente “desafiante” de nuestra misión. Y pienso que hemos sabido, estamos sabiendo, responder. Mantengamos siempre la conciencia de que los niños y jóvenes nos desafían.

CORRESPONSABILIDAD. Todos sabemos que nuestras escuelas son responsabilidad de todos, y que cada uno de nosotros tiene una misión que cumplir. Pero cuando las circunstancias son como la que hemos vivido, aparece con mayor nitidez ese componente de “corresponsabilidad” en el ánimo de cada uno de nosotros. Esto también es identidad: sentir y saber que la escuela en la que trabajo también depende de mí. Hagamos crecer, día a día, la convicción de que la escuela también depende de nosotros.

VINCULACIÓN. La imposibilidad de vernos y de encontrarnos nos ha movido a establecer nuevos modos de vinculación. Para muestra, un botón: hemos visto cómo la vinculación entre la escuela y la familia ha cambiado de paradigma, porque los padres han asumido una mayor cercanía con el día a día de la educación de sus hijos, porque el aula se ha trasladado a sus casas. Crezcamos en la convicción de la Misión Compartida con las familias.

INCLUSIÓN. Desde Roma hemos seguido el funcionamiento de todas nuestras escuelas. Hemos visto los grandes esfuerzos que todos han hecho, pero hemos visto también las formidables dificultades que vivimos en aquellos lugares en los que no hay internet, o no hay ordenador o tablet en las familias. Hemos visto escuelas que han funcionado por whatsapp, por teléfono o por radio. Y hemos visto escuelas que han tenido que cerrar y niños que se han quedado sin clase. Esta pandemia nos ha puesto delante, de modo cruel, el desafío que movió a Calasanz. El derecho a la educación integral, de calidad y para todos, sigue pendiente. Y en algunos lugares hemos retrocedido. Renovemos nuestro compromiso con esta lucha permanente.

TESTIMONIO. Nuestra propuesta educativa se sostiene y se hace creíble a través del testimonio y autenticidad de los educadores. Esta pandemia nos tiene que ayudar a todos a renovar nuestra apuesta por llegar a ser los educadores que los niños necesitan. Hemos aprendido que tenemos que seguir aprendiendo, que nunca estamos del todo preparados, que los alumnos piden y necesitan más de nosotros. Apostemos por seguir creciendo como personas y como educadores.

LIDERAZGO. Quiero dedicar unas palabras a las personas que han asumido el liderazgo de nuestras instituciones. El liderazgo que necesitamos se verifica más claramente cuando el momento es adverso, cuando el viento sopla en contra. Quiero agradecer públicamente a las personas y equipos que asumen la responsabilidad de que todo funcione. Todos les debemos mucho. Les invito a expresar ese agradecimiento y valoración.

FE. Nuestra misión, que desarrollamos en nuestras escuelas y en tantas plataformas diversas, procede directamente del Evangelio de Jesús. Por eso es un carisma. Un carisma es un aspecto nuclear del Evangelio, que se convierte en proyecto, compromiso y comunidad. Por eso quiero invitarles a renovar su fe, a seguir confiando en el amor de Dios, que es preferencial por los niños y por los pobres. La fe nos recuerda que, a pesar de que somos pequeños, hay un Dios que es Padre. Recordarlo y vivirlo nos hace mucho bien. Y educar a los niños y jóvenes en esa experiencia les da lo que más necesitan para su vida, es una misión extraordinaria. Les invito a renovar su deseo de crecer en su fe.

SEGUIMOS ADELANTE. Termino esta carta con esta propuesta: hay que seguir adelante con nuestro trabajo y con nuestra misión. Pero hagámoslo siendo conscientes de los nuevos desafíos que emergen entre nosotros.

a) Hay cosas que nunca cambiarán en las Escuelas Pías. No hay virus que pueda con ellas. Estoy hablando de la pasión por la misión, de la cercanía a los alumnos, del anuncio del Evangelio, de la apuesta por la calidad en todo lo que hacemos, del Movimiento Calasanz, de la Misión Compartida, del crecimiento en identidad. Creemos en una educación sostenida por una relación educativa que no se conforma con ser virtual, sino auténtica. Para seguir adelante, es momento de renovar nuestra convicción y nuestra apuesta por lo que define nuestra propuesta educativa.

b) Pero hay otras que sí van a cambiar, o que aparecen como retos de novedad. Cito algunas: el pacto educativo global que propone el Papa Francisco y que supone una apuesta por la alianza entre todas las personas e instituciones que creen en la educación para cambiar esta sociedad; la llamada a la educación en el cuidado de la casa común; la educación en los valores de un tipo de vida humanamente sostenible; los ejes vertebradores de la paz, la solidaridad, la ecología y el derecho a la educación; el valor y las oportunidades de la educación y la pastoral en red y en la red; la verificación del valor de la calidad en su capacidad de respuesta a la pobreza y a la situación de exclusión, etc.

c) Y hay retos que tendremos que tratar de superar. Entre ellos, la crisis económica que ya estamos experimentando, y que va a dificultar de modos diversos nuestra vida y nuestra misión; el aprender a vivir de otra manera, con otro tipo de relaciones y de cuidado de la salud; el reto de acompañar a las personas, porque el desgaste sufrido no ha sido pequeño; el reto de ayudar a nuestros niños y jóvenes a expresar lo vivido y lo aprendido, etc.

d) Y hay un referente central: Calasanz. Él engendró una escuela nueva,centrada en el alumno, integral, popular, buscadora de innovación, inspirada en el Evangelio, basada en educadores identificados, con un proyecto claro, con vocación de transformación personal y social, y buscadora de ofrecer a los alumnos el tesoro que fue su centro y su eje: hay una vida nueva, un hombre y una mujer nuevos, que podemos y debemos construir, porque es el deseo y la voluntad de Dios para con nosotros. Éste fue Calasanz.

No quiero dejar de citar el testimonio valioso de las comunidades religiosas escolapias, que han estado bien presentes en todo este proceso, al igual que la Fraternidad. Se ha celebrado la fe y la Eucaristía online; se han tenido oraciones y celebraciones; ha habido muchísimas horas de escucha y acompañamiento; el Movimiento Calasanz se ha seguido reuniendo semanalmente; se han tenido numerosas experiencias de catequesis a través de internet; hemos seguido y sufrido la situación de cada uno de nuestros educadores y familias, etc. De modo especial, hemos orado y oramos por quienes nos han dejado: escolapios, educadores, familiares de nuestros educadores, personas conocidas y queridas. Nos sentimos cerca de quienes están enfermos o en situación de dificultad.

GRACIAS por todo lo que hacen y viven. Les deseo todo bien a ustedes y a sus familias, y renuevo el compromiso de las Escuelas Pías por seguir adelante con todas nuestras escuelas, con todas nuestras plataformas de misión, con todas nuestras convicciones, en la seguridad de que ustedes las comparten y las sostienen.

Reciban un abrazo fraterno. Les deseo las bendiciones de Dios, nuestro Padre.

P. Francesc Mulet Sch. P. (Secretario General)    -     P. Pedro Aguado Sch. P. (Padre General)

Roma, 22 de mayo de 2020

>>>Descargar documento aquí.
Página 9 de 30
Filtrar por Categoría
Ordenar por
Junio 18, 2022

3 Jornada Juvenil Calasancia en Nazaret

En el marco del Año Vocacional Escolapio, la sede Colombia de la Provincia Nazaret ha…
Junio 06, 2022

Encuentro de directores administrativos sede Colombia

Luego de dos años de reuniones virtuales volvemos a tener un encuentro presencial de directores…
Mayo 26, 2022

Foros Precapitulares en la Provincia Nazaret

El sábado 21 de mayo 2022, comenzaron los Foros Precapitulares en la Provincia Nazaret, donde…
Mayo 09, 2022

Graduación de Wilmer Borja

El sábado 23 de abril, Wilmer Borja, participante del programa de becas para un futuro…
Febrero 25, 2022

Reunión del nuevo consejo de la Fraternidad Nazaret

El jueves 18 y viernes 19 de febrero 2022, se reunió en Bogotá, el nuevo…
Enero 24, 2022

Iniciación al Noviciado en el Seminario Calasanz

El día 23 de enero en la Casa de Formación de la Provincia Nazaret del…
Enero 24, 2022

¡CERCA DE TI! Bienvenidos al curso 2022

  >>>Descarga aquí la agenda escolar elaborada para el Calasanz Buenavista