Felicitaciones para las Madres

En el día de la Madre
HASTA DIOS QUISO TENER MAMÁ

Y Dios no tenía madre
Y Dios la quiso tener
Por no morirse de envidia,
se inventó lo de Belén.

Dios es perfecto y sin nada
que le sobre o que le falte.
Él tiene todo y de todo.
Pero no tenía madre.

Y viendo Dios en los hombres
que hasta el más débil bebé
tiene el pecho de su madre,
también la quiso tener.

Porque, aunque tenía el cielo
con todas sus maravillas,
quería el calor de un seno
por no morirse de envidia.

Y así eligió a María
para ser hijo también,
Como Dios no iba a ser menos,
se inventó lo de Belén.

José Luis Martín Descalzo

 
Queridas mamitas calasancias:

Este año es muy diferente su día.
Andan diciendo que lo pasen para otro mes, cuando vuelva a haber tiendas y comercios y restaurantes y rumbas y fiestas, cuando vuelva a haber dinero suficiente para grandes regalos o hermosas celebraciones.
Pero nosotros creemos que este año es perfecto dejar el Día de la Madre en su fecha de mayo, de este mayo confinados en casa.
En mayo, como en mayo es María, aquella Madre cuya fiesta es en un humilde pesebre o al pie de una cruz.
En mayo, este mayo, que si no abunda el dinero, es la oportunidad para que abunde el amor.
En mayo, este mayo cuando el regalo de los hijos es estar ahí en casa y darles su presencia, su no poder ni quererse ir a otro lugar.
En mayo, este mayo, cuando la casa se ha vuelto también Escuela y la madre ha tenido que ser también maestra.
En mayo, este mayo en el que todavía hay afuera una epidemia, y los pequeños y débiles se resguardan bajo las alas protectoras del hogar en el que arde -o debería arder siempre- el calor del amor de una madre.
En mayo, este mayo difícil y con penas, pero también florido y con ilusiones.

Los Padres Escolapios queremos hacerles llegar nuestra sincera felicitación en su día, asegurarles que están en nuestras oraciones y que este domingo, Día de la Madre, las tendremos a todas presentes en la celebración de la Eucaristía.
Por las madres, por todas las madres, por las madres felices y por las tristes, por las que gozan de salud y por las enfermas, por las perfectas y por las llenas de fallas, por las que son intensamente amadas y por las que se sienten poco queridas, por las muy tiernas y por las que tienen sus emociones congeladas, por las llenas de fe y por las llenas de dudas, por las grandes y por las pequeñas, por las madres jóvenes y por las ancianas, por todas las que viven y por todas las que han muerto. En todo caso, por las madres, por todas las madres, nos alegramos, oramos y celebramos Eucaristía.

Dios las llene de bendiciones.

PADRES ESCOLAPIOS
COLEGIOS CALASANZ